Columna de Trepatt: ¿Qué es el Dólar Futuro? | Portal La TDF

Columna de Trepatt: ¿Qué es el Dólar Futuro?

Por Juan Ignacio Trepatt: Los “futuros” son una operación financiera común que se hace en todo el mundo y que básicamente consiste en la promesa, entre dos personas, de compra-venta de un bien o título - activo financiero- a determinado plazo y con un determinado precio. Sobre el precio pactado, las partes se compensan las diferencias que se den. Supongamos, Juan promete vender a José 1000 dólares dentro de cinco meses y declara que el precio del mismo en tal momento será de 12 pesos por dólar, día a día la cotización del dólar va a ser igual, menor o mayor al precio pactado, si fuese mayor, juan le deberá integrar la diferencia a José, si fuese menor al revés.
Normalmente, las operaciones a futuro se dan a fin de estabilizar los precios de algunos bienes como los granos – y en este caso el dólar-, que son muy volátiles. De esta manera, otorgan una suerte de certeza sobre el movimiento del bien en el mercado, por lo que normalmente no es vista como una inversión rentable, sino más bien, como una de cobertura.
El dólar futuro entonces, consiste en la colocación de títulos que prometen la venta de dólares a determinado plazo y a un precio fijo, en este caso por parte del BCRA a sus clientes.

Antes de continuar, es dable aclarar algo: La operación de dólar futuro en ningún momento involucra dólares, se realiza enteramente en pesos y no supone la entrega del precio por parte de ninguna de las dos partes. Vamos a ejemplificarlo. Cuando Jorge –comprador a futuro- obtiene el título de dólares a futuro de parte de BCRA, lo único que integra es un monto de garantía y uno de liquidez en pesos o en otros títulos (una pequeña porción del monto nominal del título) del cual el Banco central debitará sus saldos a favor –en caso de ser necesario-. Es decir, Jorge compra un título de dólar futuro por US$ 1000 (monto nominal mínimo), de ello, deposita en pesos o en otros títulos una pequeña porción (supongamos $2500), de este último monto se debitaran las pérdidas de Juan si el dólar bajara de precio. Si subiera, El BCRA deberá pagarle a Juan. Aclarado todo esto, veamos cuales fueron los hechos.

Durante el 2015, el Banco central se hizo cargo de una importante cantidad de operaciones de Dólar futuro, esto, básicamente por dos razones. La primera es que absorbió la demanda de otras entidades financieras que no estaban poniendo títulos de dólar futuro en el mercado, la segunda, la necesidad de contrarrestar el efecto nocivo que genera la incertidumbre sobre la evolución del tipo de cambio. Esto, además, sirve para balancear el mercado de divisa, ya que la promesa de la existencia de venta de dólares a determinado precio y plazo, pone paños fríos sobre la expectativa de los clientes que precisan la divisa para el giro de sus empresas (importadores por ejemplo), ello genera una merma en la demanda actual y, por lo tanto, cierta estabilidad en el precio.

El problema devino por lo siguiente. Las operaciones que se dieron Durante el 2015 y que están venciendo en la actualidad, se pactaron con un precio de dólar mucho menor al que tiene actualmente, se suponía que, de mantenerse las condiciones económicas del último trimestre de 2015, el dólar durante el primer semestre de 2016 no pasaría la barrera de los 12 pesos (cepo mediante). Pero, como todos sabemos, Cambiemos accedió al gobierno de la nación e implementó una mega devaluación acompañada por la liberación del mercado de cambio, lo que generó una abrupta caída del valor del peso respecto del dólar (una suba del dólar) y, en consecuencia, la obligación del BCRA de pagarle a nuestro amigo Jorge la diferencia abismal entre el dólar futro pactado en 2015 y el precio actual.

Lo que Prat gay denuncio ante Bonadío, es que el gobierno de Cristina tenía pleno conocimiento de que el dólar estaría más caro de lo que se pactó en las operaciones a futuro y que las operaciones se habrían hecho sabiendas de que se le generaría un perjuicio al erario público. Otra pata de la acusación, fue la posibilidad de se hayan hecho en beneficio de empresarios cercanos, lo que fue descartado sin más, ya que la operación no solo es de difícil seguimiento – por tratarse de un título negociable- sino que hasta habría empresarios vinculados al gobierno actual que resultaron beneficiados con la misma.

¿Cómo se podría haber evitado? De manera simple, continuando con las regulaciones sobre el mercado de cambio e implementando de manera gradual y ordenada la devaluación del peso ¿Es concebible que el gobierno anterior haya apostado a que las condiciones de la economía iban a ser modificadas de manera drástica y a partir de ello confabular para generarle un inconveniente al posible nuevo gobierno? No es lo más razonable, la apuesta fue a que el FPV iba a ganar las elecciones y se continuaría con la política económica, cuadro en el que sin dudas la colocación de los títulos es perfectamente armónica. No dejemos de recordar que las expectativas sobre las elecciones eran ampliamente favorables a Sciolli hasta casi el último mes de campaña. Vale decir, por último, que toda está cuestión tiene un claro trasfondo político persecutorio y que no es más que una de las tantas operaciones político-mediáticas a las que nos tienen acostumbrados los siniestros personajes que actualmente gobiernan el país.

Artículo relacionado: Dólar Futuro: Macri y Clarín los Beneficiados por la Devaluación

Artículo relacionado: Intertextual: Editorial Dolar Blue (Audio)

Artículo relacionado: Intertextual: Editorial Planes Sociales (Audio)

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios con Insultos o Agravios personales no serán publicados.