Osvaldo López sobre polémica por la 19.640: "No corren tiempos de caminar para atrás" | Portal La TDF

Osvaldo López sobre polémica por la 19.640: "No corren tiempos de caminar para atrás"

El ex Senador Nacional y referente de Nuevo Encuentro en Tierra Del Fuego, Osvaldo López, opinó sobre el debate generado a partir de los polémicos dichos del referente del Frente Renovador, Francisco De Narváez (ver) sobre el régimen industrial fueguino. A continuación reproducimos su columna:
Por Osvaldo López: El Frente Renovador, que postula a Sergio Massa a Presidente de la Nación y a Federico Sciurano a Gobernador de Tierra Del Fuego, articulados ambos estamentos por los Diputados Nacional Rubén Sciutto y Provincial Damián Löffler, propone –a través de Francisco De Narváez- trasladar la promoción económica y fiscal, de Tierra Del Fuego, al Conurbano Bonaerense.
Aunque no se comparta, puede entenderse la demagogia de quien se postula a Presidente como la de quien se postula a Gobernador de Buenos Aires, en tanto no esperan muchos votos del electorado fueguino ni tienen vocación federal.

Lo que no se puede entender es que políticos fueguinos busquen su conveniencia encolumnándose detrás de quien se les ríe en la cara, y que lo hagan sólo porque se trata de un precandidato bendecido por los multimedios de la oligarquía que ganó una elección a Diputados en la región metropolitana.

Luego de someterse serviles al exitismo porteñocéntrico patrocinado por el imperio a través de Magnetto, caen en la cuenta de lo difícil que es balbucear alguna defensa de lo indefendible, en TDF, donde están los votos que podrán no interesar a Massa ni a De Narváez pero que sí interesan a Sciurano, a Sciutto y a Löffler.

Para quienes adherimos al kirchnerismo fueguino a través del Nuevo Encuentro, Tierra Del Fuego no es sólo una provincia más, sino que es el centro geopolítico y estratégico de la Argentina del futuro. Si honramos la memoria de nuestros soldados caídos en el ’82 nos hacemos cargo de esto y trabajamos en esa dirección.

La presencia ilegítima del imperio en Malvinas a través de la usurpación sostenida por Gran Bretaña se explica por el interés en las importantes reservas de recursos naturales (petróleo, minerales, proteínas, agua, oxígeno) que contiene el Atlántico Sur y que se potencian con la amazonia y toda Suramérica, recursos que, se sabe, serán escasos en un futuro cercano. Que esos recursos sean administrados por sus dueños los pueblos solidarios, o por sus usurpadores los imperios egoístas, hace una enorme diferencia para la humanidad de los próximos cincuenta o cien años.

Es por eso que, independientemente de las medidas económicas o fiscales que puedan ser necesarias en otras partes de nuestro país, es indiscutible que Tierra Del Fuego tiene que ser protegida y estimulada en interés de la nación toda y de la región que se integra en la Patria Grande que camina a su segunda independencia. No importa cuánto cueste ni puede analizarse esto sólo de una perspectiva económica, presupuestaria o financiera. Si hay que gastar en libertad, en dejar de ser colonia y en preservar nuestro futuro y el de la humanidad, pues gastemos. No nos interesa ahorrar al precio de seguir, sometidos, siendo saqueados. Al contrario, hemos gastado y perdido infinitamente más durante cinco siglos de dependencia (v.gr. oro, plata, deuda externa, etc.). No se puede ser tan miopes en la mirada política (aunque –sabemos- más que miopía política lo que hay es –claramente- una ideología).

Y de paso, en esa estrategia de reivindicación de nuestra soberanía, de nuestros territorios y recursos naturales, tampoco nos da vértigo que la población de Tierra Del Fuego ni de toda la Patagonia siga creciendo.

No somos mezquinos por ende no acordamos con la demagogia chauvinista inspirada en razones electoralistas, venga de quien venga.

Lejos de cerrar las fronteras, proponemos profundizar la integración a través del Corredor Austral con puertos y astilleros en la boca oriental del Estrecho de Magallanes, del Puerto de Río Grande, del Interconectado Eléctrico, del Polo Logístico Antártico en Ushuaia, de los Transportes Navales, de la ELMA XXI, de la distribución equitativa del suelo y de la producción de nuevos barrios y localidades, etc.

La ocupación legítima de nuestros territorios, a través de la promoción de su poblamiento y de las demás condiciones necesarias y/o convenientes a tal fin, es la primera estrategia de su reivindicación soberana. Despoblar un territorio por razones presupuestarias, financieras o ‘de gestión’ es una hipótesis que ya abandonamos hace casi dos siglos. Y en Nuevo Encuentro afirmamos que NO CORREN TIEMPOS DE CAMINAR PARA ATRÁS.

Abogado Osvaldo LOPEZ – Senador Nacional (m.c.) Nuevo Encuentro.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios con Insultos o Agravios personales no serán publicados.